Encouraging, Living, Reaching


7 formas en las que los ancianos pueden ahuyentar a las personas de la iglesia

7 formas en las que los ancianos pueden ahuyentar a las personas de la iglesia
Oct 26 No Responses Print Save as PDF

Los motivos por los que las personas dejan una iglesia a menudo tienen que ver con el liderazgo. Tristemente, las que se marchan a veces abandonan no solamente la iglesia sino también la fe.

Su ilusión se ha desvanecido, y la procesión va por dentro.  Es fácil criticarlas, pero en realidad deberíamos estar buscándolas con solicitud y compasión. A continuación comparto unos pensamientos sobre cómo los líderes y los ancianos pueden ahuyentar a las personas.

  1. Una actitud criticona. Una actitud severa e inflexible por parte de los ancianos hacia la congregación a menudo provocará la marcha de miembros. En lugar de eso, los ancianos deberían mostrar interés, preocupación y ternura en su trato con los santos a quienes guían. Proverbios 15:1 dice: “La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego” (NVI).
  2. Falta de comunicación. Esta es una queja que he oído muchísimas veces. “Los ancianos no nos cuentan nada”. Para que los líderes ejerzan bien su cargo, es necesario que sus vidas sean un ejemplo visible para las ovejas. Eso supone tener a la iglesia al día respecto a las decisiones que se toman.
  3. Comportamiento dictatorial. Las personas quieren estar integradas en la iglesia. Quieren ser parte de la familia y quieren ser tratadas con respeto. Si los ancianos toman todas las decisiones a puerta cerrada y no buscan la participación de toda la iglesia, harán que muchos se sientan controlados. He podido observar cómo un buen liderazgo involucra a toda la iglesia en la toma de decisiones, y cómo, en consecuencia, los creyentes se sienten queridos y respetados, y están mucho más dispuestos a aceptar la visión y la dirección de los ancianos.
  4. Falta de buen alimento. Las ovejas acuden donde haya comida. Es así de sencillo. Los ancianos tienen que alimentar al pueblo de Dios. Cuando la enseñanza no es de alta calidad ni se imparte de manera regular, el pueblo de Dios buscará alimento en otra parte. Una estrategia acertada es asegurarse de que los temas principales de la Palabra de Dios se enseñan regularmente. Planea qué temas enseñar y coloca a personas capacitadas en el púlpito para enseñarlos. Hay lugar para el desarrollo de los dones en la iglesia, pero no en detrimento de la comida sólida.
  5. Favoritismo. Esto supone un reto. Siempre es más fácil dar trabajo a los más entusiastas y capacitados. Pero un buen líder se esforzará en involucrar a todos los creyentes en el ministerio de la asamblea. Si una iglesia crece y adquiere unas dimensiones que impiden la participación de todos, va siendo hora de pensar en dividirse para empezar una nueva obra. Cada miembro tiene un papel vital que representar en el cuerpo y debería recibir aliento para servir al Señor dondequiera que él o ella sea más efectivo.
  6. Resistencia al cambio. Las estadísticas indican que las iglesias que se resisten a cambiar se enfrentan a una muerta lenta (o rápida, según el caso). Eso no significa que haya que transigir con la verdad – significa que hay que aplicar los principios de la Palabra de Dios de una manera nueva y relevante en la iglesia. Esto incluye abrazar a la juventud y permitir que se desarrolle en un ambiente que le emociona. La iglesia no debería preocuparse solo de una generación sino que debería ser considerada y flexible con todos los grupos de edades.
  7. No pasar el testigo. Los buenos líderes preparan el relevo. Si un grupo de ancianos no entrena y educa a hombres más jóvenes para colaborar en la obra, crea una brecha entre los diferentes grupos en la iglesia. Los ancianos jóvenes aportan vida, energía e ideas nuevas que pueden ayudar a que la iglesia avance. Los ancianos que se quedan demasiado tiempo en el cargo a menudo pierden motivación y se resisten a las ideas nuevas porque carecen de la energía necesaria para involucrarse.

Podríamos mencionar muchas otras maneras en los que los ancianos pueden ahuyentar a la gente. ¿Qué experiencias has tenido tú? Comparte tus observaciones (sin dar ejemplos específicos) en la sección de comentarios.

Crawford Paul

Crawford is an elder at Rolling Meadows Bible Chapel in Ontario and has a passion for the assemblies. He and his wife Beth serve in various ways within the assembly to build up and encourage the believers. He is president of Legacy Ministries Canada, an organization focused on helping individual Christians, local churches and Christian organizations with financial, legal and governance matters. Check it out at legacycanada.org

Send us a Comment

We would love to get your views on this article. We accept posts that contribute to the understanding of the topic addressed. Please address your comments to the author directly and read our comments policy before posting.

Your email address will not be published.

*

*